La Cooperativa del mar

Portugal es un país sorprendente e inesperado, de gran riqueza cultural. Quizás por ser más conservadores que nosotros, los portugueses han sabido mantener el pequeño comercio y los oficios e industrias tradicionales.

 

Lisboa ha experimentado un proceso curioso: lo que hace años podía parecernos decadente o incluso cutre, ahora resulta cálido y solemne; emotivamente muy cercano y reconfortante, como lo es el fado, el barrio de Alfama, la riqueza del océano Atlántico…

 

Este es el concepto y la esencia que se han querido transmitir en La Cooperativa del mar, resumiéndolo todo en una lata.

 

En el barrio de Russafa se encontraba la Pescadería Pepe, una pescadería de barrio que tras 40 años en activo cerraba por jubilación. Un espacio perfecto donde ubicar el proyecto y poder plasmar la filosofía de dejar viva la esencia del lugar. La Pescadería Pepe se reconvertía pero no desaparecía.

 

Para el interiorismo se han recuperado todos aquellos materiales y objetos que nos recuerdan que nos encontramos dentro de una antigua pescadería. El mostrador de mármol donde antes se exponía el pescado fresco recién llegado de la lonja, el peso, el azulejo que revestía las paredes, el pavimento y el antiguo cartel luminoso que indicaba en la calle que allí se encontraba la Pescadería Pepe.

 

Acompañado de materiales industriales como las estanterías de hierro galvanizado, la puerta de entrada de estructura metálica y vidrio, las farolas que alumbran el espacio, el mármol del mostrador y de las mesas, todo nos evoca a esas fábricas donde cientos de mujeres conserveras trabajan el pescado.

 

Y si esto lo conjugamos con materiales cálidos como el mimbre de las lámparas, la anea de las sillas, el esparto de las cestas, las guirnaldas de luces de colores y las redes de pesca, lo que podía ser un lugar frío se convierte en un lugar cálido y acogedor, que nos traslada a ese puerto donde mujeres y hombres recogiendo el pescado con sus cestas se preparan para una fiesta rodeados de luces de colores al caer el sol.

 

Dos elementos importantes a destacar en el proyecto son la marca (realizada por estudio Estándar) y el collage (realizado por Cortarcabezas).

Cliente

La Cooperativa del mar

¿Qué?

Interiorismo

¿Dónde?

Valencia, España.

Fotografía: Sara Azorín / Estudio Estandar

“Dejar viva la esencia del lugar. La Pescadería Pepe se reconvertía pero no desaparecía”.