Casa Amores

Lo de casa tiene que ver con lo que representa para un chef su restaurante, pero Amores tiene una historia transatlántica.

 

En la Calle Amores, México DF, estaba ubicada la primera casa de la familia Gloria. El pequeño departamento fue testigo de la niñez de José (propietario del restaurante), en él transcurrieron sus momentos más felices. El nombre de Amores es un discreto homenaje a esa etapa y a la familia Glória López.

 

El interiorismo tenía una clara intención, traer un trocito de ese México, un trocito de la calle Amores a la calle Pintor Salvador Abril del barrio de Russafa (Valencia), lugar donde está ubicado el restaurante.

 

Alejándose de los tópicos Mexicanos relacionados con el folklore de este país, el interiorismo pretende traernos esa parte de México bañada de modernidad, basándose en la obra racional y colorista del arquitecto Luis Barragán.

Materiales puros como el hormigón y la madera y colores llamativos que evocan rápidamente a la esencia de este país, nos trasladan a un México diferente pero presente. Todo ello salteado con las ideas que provienen de los recuerdos de José  y Ana, recuerdos de un México suave, de telas bordadas por indígenas, todos ellos envueltos de color rosa, naranja y amarillo.

 

El estudio Estandar ha sido el encargado del diseño de la imagen gráfica.

“El proyecto Casa Amores desembocó felizmente en la creación de la tipografía Amores: de caja alta, muy geométrica, con la línea como protagonista (en concreto 3 líneas). Para su diseño nos basamos en una primera instancia en las tipos empleadas en las olimpiadas ’68 pero para alejarnos de la misma y de su excesiva carga deportiva y setentera, decidimos generar una estructura menos condensada, más cuadrada y pesada. Queríamos que la nueva tipo recordase los recargados diseños y las escrituras mexicanas pre-colombinas. El objetivo entonces fue combinar estos dos mundos (y sobrevivir en el intento)”.

Cliente

Casa Amores

¿Qué?

Interiorismo

¿Dónde?

Valencia, España.

Fotos: Sara Azorín / Estudio Estandar

“Lo de casa tiene que ver con lo que representa para un chef su restaurante, pero Amores tiene una historia transatlántica”.